MÁS INFORMACIÓN

Pese a que el Ejército decretó toque de queda en Santiago y Valparaíso con el objeto de controlar las protestas violentas que estallaron el jueves en protesta por el alza del metro, miles de chilenos desafiaron a la autoridad militar y política la noche del sábado y madrugada de este domingo. El ministro del Interior, Andrés Chadwick, ha informado este domingo de dos mujeres fallecidas y un herido de gravedad, con el 75% del cuerpo quemado, tras el saqueo de un supermercado en el municipio de San Bernardo, al sur de la capital. Un hombre murió en el centro de la ciudad, también por un incendio que se produjo durante un saqueo a un local comercial. Además, el Gobierno ha indicado que 716 personas se encuentran detenidas, 241 de ellas por no respetar el decreto que impide la circulación y que estuvo vigente entre las 22.00 y 7.00 de la mañana. En un operativo militar en una zona popular del sur de Santiago, en tanto, resultaron heridas de gravedad otras dos personas.

Los disturbios continúan este domingo. Se han producido saqueos y enfrentamientos con la fuerza policial en diferentes ciudades del país. El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) ha informado de al menos 22 personas víctimas de uso abusivo de la fuerza. Los helicópteros sobrevuelan desde anoche Santiago de Chile, controlado por unos ocho mil militares. En este momento, otras cuatro regiones del país —Valparaíso, Biobío, Coquimbo y O’Higgins— se encuentran en estado de emergencia, que implica restricciones a la libertad de traslado y de reunión a los ciudadanos.