Proyecto aprobado en primer debate obligará a patronos y a empleados a suscribir contratos de trabajo a distancia. También establece lo que ocurrirá si un empleado no está disponible para su patrono en horas laborales, así como la forma de proceder si el equipo con el que el trabajador ejecuta sus tareas se daña