Se llama Juan, tiene 27 años, y se gana la vida alimentando a cocodrilos salvajes que viven en un río de Costa Rica. Cada día este joven pone en riesgo su vida para entretener a los turistas de la zona, que pagan por ver este espectáculo. Las autoridades han prohibido esta práctica porque dicen que afecta al instinto de caza de los animales convirtiéndoles en más vulnerables.

Es la primera vez que un viaje me impresiona tanto que he sentido la necesidad de plasmarlo todo en una colección de moda. Olores, sabores, colores, texturas y sensaciones me inundaron en mi reciente visita a Costa Rica. Pura vida es el lema vital de este fascinante destino. Y lo he robado para titular mi última presentación, que será el 8 de julio en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. Una referencia en el mundo de la moda para este país que no tiene ejército y concentra el 5% de la biodiversidad mundial, emblema de la sostenibilidad y el ecoturismo.